Orígenes

Guatemala es el país centroamericano con mayor índice de desnutrición infantil y el país de Latinoamérica según la Oficina del Defensor del Pueblo. Su ex presidente, Álvaro Colom (2008-2012), lo resume con una frase lapidaria: “Comida hay. Lo que ocurre es que la gente no tiene acceso a los alimentos”.

Estos datos pueden crear indiferencia, pueden conmover o pueden impulsar a la acción. Por esto último optó Julio, un joven recién licenciado en Administración y Dirección de Empresas. En abril de 2005, un grupo de madres de Santa María de Jesús, uno de los pueblos más pobres de Guatemala, acudió a este joven de 21 años para pedirle ayuda. Sabían que su padre había fundado una escuela donde ayudaba a cientos de niños en su aprendizaje diario, y querían que sus hijos en Santa María tuvieran la misma suerte. “Mi padre me aconsejó no hacerlo por las dificultades que trae consigo”, afirma Julio, “pero aposté por la necesidad de ese pueblo y en junio abrí la escuela”. Así nace Jardín de Amor, con el objetivo de romper las cadenas de la pobreza e ignorancia por medio de la educación.

Como cualquier principio, los inicios en la escuela no fueron fáciles. Esperaba recibir unos veinte niños y el primer día acudieron cien. Tuvieron que improvisar un aula en el pasillo de la diminuta casa reconvertida en escuela. “Al principio era muy complicado porque no teníamos donaciones directas y carecíamos de material. Teníamos que partir los lápices por la mitad para que hubiera para dos. Pero no podía quedarme parado ante los problemas que se reflejaban en los niños”. Antonia, una de las primeras alumnas de la escuela, recuerda como tenían que apoyarse en el suelo para hacer sus tareas. Era un espacio muy pequeño, pero con grandes cosas por hacer.

Siete años más tarde, en diciembre de 2012, pusieron rumbo a una nueva escuela, tan sólo unas pocas calles más arriba. Por fin un terreno propio, nada de alquileres. En la primera fase de construcción se realizaron tres aulas donde poder acoger a más niños. Ahora acuden unos ochenta y la escuela tiene dos pisos, una cocina y un proyecto de biblioteca. Gracias al enorme esfuerzo de Julio y las “seños” y al apoyo de los voluntarios, la escuela no para de crecer y su construcción a día de hoy sigue avanzando.  

 


EL EQUIPO DE JARDÍN DE AMOR

 

Una de las grandes ventajas que tiene la colaboración con este proyecto es la simplicidad y transparencia del mismo. El equipo de Jardín de Amor se compone fundamentalmente de 5 personas: el director de la escuela y fundador de la ONG, Julio García Reyes; tres profesoras encargadas de impartir clases en los diferentes cursos: Seño Vicky, Seño Luisa y Seño Yazmín; Doña Berta, madre de cuatro niños del proyecto y encargada de la cocina y de la limpieza de los locales; Y Seño Lucky, asistente social que se encarga del trabajo pedagógico que se realiza con las madres del proyecto.

Julio García Reyes

DirectorFollow

Vicky, Luisa y Yazmín

DocentesFollow

Doña Berta

Cocina y logísticaFollow

Seño Lucky

Asistente SocialFollow


¿Quieres ser solidario?

 

Hay muchas formas de apostar por un mundo mejor. Una de ellas es cooperando y ayudando al desarrollo de comunidades que viven inmersas en la pobreza. En Jardín de Amor todas las personas son bienvenidas, así que si quieres colaborar con nosotros, no dudes en contactarnos. ¡Tu eliges cómo ayudar!

 

 

Our Sponsors

 

At aliquid invenire est. Pro an erroribus reprimique. Prima scaevola comprehensam id qui. Per fugit putent prompta te.