20585379606_7e53917def_o
16
Ago

Un buen día antigüeño

El gran desayuno Elderiano se hizo esperar esta mañana, dejándonos recargar las pilas, para poder disfrutar este maravilloso día en Antigua. Después de tomarnos unas buenas french toast con maple syrup, partimos rumbo al Cerro de la Cruz, un pequeño claro de una montaña aledaña a Antigua, desde el cuál se puede apreciar la ciudad en toda su belleza y esplendor. Las vistas compensaban con creces los 324 escalones que tuvimos que subir para llegar hasta ahí. Contemplar Antigua desde lo alto es increíble, tanto que no podemos resistirnos a hacernos miles de fotos con la ciudad y el volcán de Agua de fondo.

Tras una hora arriba, bajamos de nuevo a Antigua para curiosear por el mercado del Carmen, uno de los mercados de artesanía típicos de la ciudad. Nos entretenemos regateando con los vendedores y comprando algún que otro recuerdo en sus más de 50 puestos, llenos de color y de vida.

Después de esta entretenida mañana, no podía faltar ir a comer un buen plato de chicharrones y carnitas en un puesto callejero a las afueras de la ciudad. Y como no podía ser de otra manera, nos acompaña el típico tiempo antigüeño en esta época del año, ¡lluvia! Pero habría hecho falta mucho más que una tormenta tropical para que no hagamos todo lo que queríamos hacer esta tarde…

Poco a poco, mientras nos acercamos al Pensativo, nuestros corazones se tiñen de verde y blanco por un momento, para fundirnos con la afición local apoyando a su equipo, el Antigua Guatemala Fútbol Club. Poco tardamos en aprendernos sus cánticos, con Julio sorprendiéndonos de jefe de orquesta de la “porra Panza Verde”. Nos dejamos la voz cantando y las piernas saltando y, como no, el Patio también deja su huella enseñando canciones.

A pesar de la derrota de nuestro equipo y de ir calados hasta los huesos, ningun antigüeño sale cabizbajo del estadio. Nosotros paramos a tomar un chocolate caliente en la Cenicienta, la mejor pastelería de Antigua, para acabar el día cenando en nuestra acogedora Posada.

Poco a poco, y después de cada uno escriba su querido diario, nos vamos a dormir. Ha sido un día largo y mañana toca madrugón. Una nueva aventura que ya os contaremos!

¡Esto es todo amigos! Saludos del equipo JDA 2015.

Comments are closed.