Sobre Guatemala

El clima en Guatemala permite que el país pueda ser visitado en cualquier época del año. La temperatura promedio es de 22 grados centígrados y el país tiene dos estaciones: la lluviosa, de mayo a octubre, y la seca, de noviembre a abril.

La moneda oficial es el Quetzal y el tipo de cambio suele girar en torno al euro por 10 quetzales. En Guatemala, los cajeros te permiten extraer dinero con la mayoría de tarjetas de crédito, y algunos bancos – como el Banco Internacional – te permite cambiar divisa sin necesidad de tener una cuenta abierta con el banco.

La seguridad en Guatemala es un tema que debe ser abordado con tranquilidad. Si bien hay zonas más conflictivas, como la capital o las zonas rurales, el voluntario en la escuela no tiene por qué exponerse en ningún momento a situaciones de riesgo. Tanto Antigua como los destinos turísticos son zonas sin ningún peligro, aunque siempre es mejor ponerse al día de la situación con Julio o con las agencias de viajes.

En cuanto al material que se recomienda llevar para la estancia en Guatemala, destacar los siguientes: unas botas de montaña, repelente de mosquitos, chubasquero, bañador, chanclas de río (para algunas excursiones), ropa que se pueda manchar sin problemas (para las horas en el proyecto) y ropa normal (para las tardes en Antigua y lo fines de semana). También se puede llevar ordenador o móviles sabiendo que es mejor dejarlo en el alojamiento de Antigua, que siempre suele ser más fiable que los que se visitan durante los fines de semana. Por último decir que en Antigua se podrá conseguir de todo, tanto comida, como cualquier material u objeto, ya que cuenta con una gran variedad de mercados y tiendas.

Respecto al tema de salud es importante informarse desde Madrid de las vacunas y medicamentos que haya que llevarse. También es importante seguir las recomendaciones que te den los servicios de sanidad internacional para evitar enfermedades durante la estancia. Sobre todo es importante no beber agua de grifo o comer comida de puesto ambulantes o fruta sin pelar. En cualquier caso, siempre hay hospitales o clínicas que te podrán atender – tanto en Antigua como en los distintos destinos turísticos – y Julio también se ocupa de ayudar en lo que sea necesario.